CABELLO DAÑADO: QUE DEBO HACER, NUTRIR, HIDRATAR O RECONSTRUIR?

Un cabello castigado será siempre motivo de preocupación porque generalmente no sabemos cómo identificar las necesidades reales de nuestras fibras capilares y dedicamos nuestros esfuerzos y atención en recuperar la belleza de las hebras de cabello y devolverles el brillo y elasticidad que las hace ver naturalmente lindas, pero dejamos de lado los procesos internos que se gestionan en el interior, me refiero más concretamente al cuidado y no agresión del cuero cabelludo que es donde finalmente se realizan los procesos de nutrición, fortalecimiento y crecimiento.  Es como cuando le dedicamos nuestro foco al maquillaje y a nuestro out fit del día a día, pero nos decantamos por las bebidas carbonatadas, los alimentos industrializados y del ejercicio mejor ni hablar.

Pero te entendemos, no eres el sensei de la cosmética capilar y realmente entre tratamientos cosméticos y re estructurantes, hemos perdido la noción de lo que le va bien o no a nuestro pelo; por eso quiero dedicar este blog para estar más conscientes de cómo y cuándo debemos actuar y la forma correcta de actuar sin perder el equilibrio, porque solo así conseguiremos no solo resultado reales como también entender cómo funciona “nuestro” cabello y hago énfasis en la palabra nuestro, porque regla número uno y esto grábatelo muy bien: tu cabello es solo tuyo y a aunque guarde características similares con otros tipos de cabello, no debes pasar por alto tus funciones metabólicas, estados de ánimo, cambios climáticos, ingesta de medicamentos y cambios hormonales y factores hereditarios entre otros.

Por ejemplo, si tu cabello es graso en la raíz, pero frágil, seco y quebradizo en las puntas, lo primero que se nos ocurre es ponerle una mascarilla hidratante lo cual no está mal, siempre y cuando la rotura del cabello se deba a problemas de deshidratación, que en cabellos grasos es muy común debido al lavado frecuente.  Sin embargo, si la rotura de las fibras capilares se debe a la falta de nutrientes haciendo que las fibras se vuelvan débiles, o se debe a la pérdida de masa capilar ocasionada por tratamientos con químicos, pues en definitiva hidratar puede ser una solución paliativa pero no la solución absoluta, porque no estás tratando la causa, solo estás maquillando los daños y por eso a la final, solo verás resultados temporales, igual que cuando te aplicas un rímel, tus pestañas solo se verán largas mientras lo tengas puesto, al momento de desmaquillarte, regresarás a la realidad.

Por eso solo tú puedes hacer un examen acertado de la causa o causas que hayan generado daños en tu cabello y entonces sabrás si lo que debes es hidratar, humectar o reparar, incluso puede que tengas que hacer las 3 cosas y de ser así, lo deberás hacer siguiendo unas pautas.

  • Hidratación: Repone agua
  • Humectación: (Nutrición) repone lípidos
  • Reconstrucción: repone la masa capilar y las proteínas

HIDRATACIÓN:

Un error común es que no sabemos distinguir entre un cabello seco y cabello deshidratado ya que pueden tener síntomas parecidos, pero el tratamiento a seguir tiene que ser diferente. Un cabello deshidratado o seco lo reconocerás porque suele ser opaco, con un tacto y aspecto pajizo y ha perdido elasticidad.

La fase de hidratación no incluye de manera exhaustiva una mascarilla hidratante, que, aunque es parte esencial en un tratamiento para reponer los recursos hídricos perdidos, no le podemos dejar toda la responsabilidad a un solo producto.  Es importante revisar qué tipo de champú usamos para higienizar, al igual que la cantidad de veces que lo hacemos por semana.  

Un champú hidratante además de limpiar, debe mantener el equilibrio o Ph del cuero cabelludo para no llevarlo a los extremos, es decir que no pierda el balance para no caer en el error de aportarle más oleosidad. 

Líneas Hidratantes:
Línea TUTANO
Línea PROTEINAS DE LECHE

HUMECTACIÓN:

¿A que te confundes con esta palabra y piensas que es lo mismo que hidratar verdad? Pues no. Humectar es aportarle los nutrientes y lípidos necesarios al cabello tales como vitaminas y aceites, para ayudarlo a mantenerse fuerte y resistente al quiebre.  La humectación o nutrición, es el tratamiento más aconsejado para reparar los cabellos que han pasado por procesos químicos y se encuentran castigados y sin vida, sin importar si el cabello es graso o seco y generalmente se intercala con tratamientos hidratantes y/ o respositores de masa

Líneas Humectantes o Nutritivas:

Línea COCO

RECONSTRUIR:

Cuando el cabello es sometido a la acción de tintes y decolorantes, sus puentes se rompen y las escamas se abren, dejando escapar la queratina y demás proteínas que hacen que tu cabello esté denso, fuerte y brillante.  Sin embargo, debes tener cuidado con usarlo por cortos periodos de tiempo, porque tiene la tendencia de reparar de tal forma, que puedes percibir un cabello endurecido gracias a la acción de reposición de masa.  Para esto es necesario que los uses por periodos intercalados con mascarillas hidratantes y/o nutritivas.

Líneas Reconstructoras:

SPECIALISTE RESCATE
QUERATINA CONCENTRADA
SHITAKE

Recuerda que los tratamientos capilares son efectivos, pero si deseas mejorar sus resultados, debes conocer a fondo las causas que le pueden causar desequilibrio a la salud de tu pelo, no te dejes llevar por la premura, se trata de una comunicación entre tú y tu cuerpo.